domingo, 6 de marzo de 2016

Opinión Película - Brain Damage (1988)

Una divertida película de humor negro (trippy as hell) que sólo pudo haber sido concebida en los ochenta.

Brain Damage
puede ser interpretada como el viaje destructivo al que pueden llevar las drogas  o simplemente verse como una de las obras más irreverentes de horror jamás producidas.



Synopsis (IMDB): One morning a young man wakes to find a small, disgusting creature has attached itself to the base of his brain stem. The creature gives him a euphoric state of happiness but in return demands human victims.




Claro.
No se podría esperar menos de Frank Henenlotter, creador de las películas de culto Basket Case y Frankenhooker (por el nombre se pueden imaginar de qué se trata).  Brain Damage fue distribuida entre las dos anteriores, y a mi gusto, es la obra más redonda de nuestro amigo Frank.

Es imposible no recordar y comparar el nocivo vínculo que tiene la planta y Seymour en la clásica The Little Shop of Horror (1960) de Roger Corman, con la de Elmer y Brian en esta película. Ambos, protagonista y antagonista (¿?) logran una dinámica vertiginosa, casi una relación de amor y odio, en donde uno no puede vivir sin el otro. Sensacional Rick Hearts como el flipado Brian y perfecta actuación de voz de John Zacherle (Elmer).

Uno de los grandes aciertos de esta obra es cambiar su tono magistralmente del horror visceral, al humor negro al drama, con un ritmo casi perfecto, desde el inicio hasta el final. La película tiene esa estética de ciertos los films de la decada, tanto por su iluminación, movimientos de cámara y en general, valores de producción algo cheesy.

Cabe mencionar que Brain Damage contiene unas escenas memorables que nos adentran en el distorsionado mundo de alguien bajo los efectos de una droga. Posiblemente, en la histroia del celuloide no volvería a haber un un viaje al mundo de las drogas tan espeluznante, hasta que llegó Trainspotting y la aquella parte del bebé que camina sobre el techo.

Esta es una de las tantas joyas perdidas de la inolvidable década de los ochenta.